Clarín: “El Futuro de los Biocombustibles”

 Tapa de Clarín Rural: el proceso iniciado con Susan Jenkins, organizado por la FNGA, fue publicada en dos páginas por su relevante importancia con fecha del 25 de mayo de 2013. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A continuación transcribimos el artículo completo del autor:

 Innovación Bioenergética desde Santa Fe . Agro, Energía, Estrategia multisectorial y Agregado de Valor

Entrevista a la Dra. Susan Jenkins

El agregado de valor a la producción es la recomendación que surge del planeamiento estratégico del sistema agroalimentario de la Argentina. Este proceso, impulsado por el gobierno nacional, pero en el que también participaron todas las instituciones relacionadas a uno de los principales motores de la Argentina como es el agro, recomienda “industrializar la ruralidad” como la mejor manera de capitalizar oportunidades globales que se dan para la Argentina. Las actividades vinculadas a las “nuevas energías”, en la provincia de Santa Fe, parecen estar ejecutando esas recomendaciones estratégicas. En esa línea, desde hace varios años una ONG con sede en Rosario facilita la interacción a varios niveles entre el estado de California, en los Estados Unidos, y la provincia de Santa Fe en nuestro país, tanto en los ámbitos públicos como en los privados. Las actividades que está desarrollando en nuestro país el Instituto de Energía y Biociencias (E.B.I.) liderado por la Univesidad de Berkeley, se enmarcan en el convenio de hermanamiento entre el estado de California y la provincia de Santa Fe. Entre las actividades previstas por este acuerdo se realizó recientemente la visita a nuestro país de la Dra. Susan Jenkins, directora del E.B.I. La Dra Jenkins llevó adelante una agenda nutrida con interacción con organismos de gobierno nacional como el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, como así también empresas, instituciones científicas y universitarias, pero se puso especial acento en la provincia de Santa Fe. Dos importantes actividades se desarrollaron en Rosario aprovechando su visita. La Bolsa de Comercio de esa ciudad ofició como anfitrión para el evento sobre Innovación Bioenergética, , organizado por la organización rosarina Fundación Nueva Generación Argentina (FNGA) presidida por Diego Sueiras. Convergieron en el mismo representantes del ámbito científico, empresarial, académico y político. Participó Diego Sueiras por FNGA; Juan Pablo Galeano de la Bolsa de Comercio Rosario; David Asteggiano, Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la provincia de Santa Fe; Federico Rojkin del Polo Tecnológico Rosario; Martín Vazquez de BIOCERES-INDEAR; Alejandro Vila del Instituto de Biología Molecular Rosario; Esteban Serra de la Facultad de Bioquímica y Farmacia y Miguel Lifschitz, Senador Provincial por el Departamento Rosario y ex intendente de esa Ciudad. También se contó con la presencia de Jorge Hilbert coordinador del Programa Nacional de Bioenergía del INTA, que presentó una visión nacional de la energía en Argentina. A su vez, la Dra. Jenkins, presentó, para los más de 100 asistentes, un Modelo Académico-Empresario para la Innovación en Bioenergía. Para ello tomó las experiencias de su instituto como base, buscando la articulación entre los diferentes actores para alcanzar un real impacto energético regional. Otro punto saliente de la visita de la Dra. Jenkins fue la jornada de trabajo que se realizó en el Centro de Innovación y Desarrollo Local (Cidel) de Rosario.

¿En la actualidad, qué líneas de investigación en biocombustibles están desarrollando en los Estados Unidos?

En los Estados Unidos, en su gran mayoría, los proyectos financiados desde el estado están vinculados a proyectos en base a lignocelulosa en especial para la producción de etanol. También se está realizando proyectos de investigación que apuntan a la producción de biodiesel. El interés por estos desarrollos (biosiesel) en los Estados Unidos, tal vez no sea tan importante como el que podido ver aquí en la Argentina. Para biodiesel se busca aplicabilidad a los vehículos denominados “pesados” (heavy duty) para transporte de carga, pasajeros, maquinaria vial y maquinaria agrícola. Existen otros productos en los que hay desarrollos como ser trementina, este producto se elabora en base a resina de coníferas.

¿Cuáles son los ejes de trabajo de E.B.I.?

Tenemos dos grandes ejes de trabajo. Por un lado investigación y desarrollo en proyecto de combustibles de segunda generación o desarrollos en base a cultivos que no tienen fines comestibles para personas o forraje para animales. El otro eje hace foco en la microbiología de los combustibles fósiles

¿En qué proyectos de investigación está focalizando el instituto que Ud. preside, E.B.I?

Estamos trabajando en 5 diferentes áreas. 1) Desarrollo de Biomasa: que busca cultivos alternativos a los ya conocidos para este propósito, (caña de azúcar y maíz). Además se buscan cultivos que puedan proveer más biomasa por hectárea, 2) Despolimerización de la Biomasa: esto consiste en hallar formas eficientes de individualizar las moléculas de azúcares de la estructura de los vegetales, consideramos este proyecto de relevancia ya que en la actualidad este proceso (despolimerización) es relativamente el más costoso a la hora de elaborar biocombustibles, 3) El actual método para convertir vegetales con alto contenido de azúcar en biocombustible es el de fermentación, este método es antiguo, los investigadores en este caso trabajan en varios proyectos que buscan potenciar la obtención de biocombustible bajando su costo lo que generará más demanda por esta energía que es mas “amigable” con el medioambiente, 4) Bio-procesamiento de combustibles fósiles: a través de la biología, los científicos están desarrollando métodos que demanda menos uso de energía y reducen la emisión de gases efecto invernadero, por ejemplo estos procesos biológicos pueden permitir la alteración de la roca semi-porosa contenedora y hacer fluir hacia la superficie el petróleo, minimizando de esta forma el costo ambiental de la extracción 5) La quinta área es muy importante ya que aborda los impactos medioambientales, sociales y económicos de la industria de los biocombustibles.

¿Qué investigan es esta última área que menciona?

Los investigadores de E.B.I. en esta área abordan cuestiones como las consecuencias de dedicar extensiones de tierra a la producción de biocombustibles. También se investiga sobre cual podría ser el impacto en la producción de alimentos, o cual podría ser el impacto en el medioambiente, a partir del desarrollo futuro de un mercado vigoroso y dinámico de los biocombustibles.

¿En los Estados Unidos, existe algún factor limitante al desarrollo de la industria de los Biocombustibles?

 El “corte mandatorio” es una importante limitante. El Gobierno dispone que actualmente este corte obligatorio esté entre 10% y 12% en los Estados Unidos y tal vez se eleve a 15%, pero debería ser elevado mucho más para propender a un mayor desarrollo de energías renovables.

 ¿Qué rol juegan las automotrices en este juego?

Los fabricantes de automóviles están preocupados porque entienden que una “mezcla” con alto componente de etanol puede dañar los motores de los vehículos. Es por eso que no están listos para darle un “ok” a una concentración más alta de etanol. El problema es no contamos con suficientes autos “flexibles” (son los que pueden funcionar con más de un tipo de combustible) para permitir un mayor “blend”. En este tema Brasil está en una mejor posición relativa. En los Estados Unidos solo contamos con 9 millones de vehículos “flexibles” sobre un total de 250 millones de vehículos en todo el país.

 ¿Hay preocupaciones de índole medioambientales relacionadas con el desarrollo de nuevos combustibles?

Básicamente los cuestionamientos pasan por el cambio del uso o el propósito de la tierra. En la actualidad la mayoría de la gente está de acuerdo con que, a largo plazo, los combustibles renovables, para el transporte por ejemplo, son buenos para el medioambiente ya que mitigan el cambio climático, pero hay una preocupación sobre si esa tierra que se utiliza para los combustibles renovables se utilizará a expensas de la producción de alimentos o tal vez modifique la biodiversidad de las áreas en producción.

 ¿Cómo están Uds. en E.B.I. anticipándose a estos temas?

Nosotros estamos investigando y desarrollando proyectos en tierras que no tienen propósitos de producción de alimentos para personas o forrajes para animales. Lo que también hacemos en E.B.I. es cuantificar el impacto de nuevos desarrollos en estas tierras.

 ¿Cómo hacen eso?

Hemos desarrollado una herramienta que predice implicancias asignando un costo o un precio al impacto ambiental. De esta forma podemos individualizar el mejor “balance” para cada uno de los desarrollos. Por ejemplo en la sede de nuestro socio, la Universidad de Illinois, en Urbana Champaing, se está investigando el impacto en la biodiversidad en pastos “energéticos” como el Miscanthus y el  switchgrass (Panicum virgatum).

 ¿Cómo ve el desarrollo de los biocombustibles en la Argentina?

Ya es la tercera vez que visito la Argentina y mi segunda en Rosario. Vemos un gran potencial para el desarrollo de esta industria en este país y especialmente en la provincia de Santa Fe ya que aquí se reúnen recursos clave para este tipo de desarrollos que se dan en pocos países del mundo.

 ¿Cuáles son los recursos con que cuenta la Argentina que ustedes consideran clave?

La producción eficiente a partir de recursos naturales, el management de sus empresarios, el emprededorismo, la capacidad de sus científicos y también vemos un gran compromiso del sector público. Con la suficiente estabilidad en las políticas públicas todo este potencial es realizable.

¿Porque Rosario, porque Santa Fe?

A partir del vínculo California – Santa Fe hemos construido una fuerte relación con importantes representantes de la academia, el sistema científico, las empresas y el Gobierno. También reconocemos a Rosario como epicentro del fuerte potencial del desarrollo de combustibles en base a cultivos como soja. Conocemos una interesante variedad de proyectos de parte de Bioceres, Indear, Conicet y Polo Tecnologico entre otros. También sabemos que la energía es un asunto estratégico en la Argentina y que los “nuevos combustibles” pueden contribuir a dar soluciones. Sabemos de la alta capacidad técnica y del profesionalismo empresario de productor agropecuario de la zona. Todos esos son elementos que operan como incentivos para nosotros en E.B.I a la hora de interesarnos en nuevos proyectos internacionales. El modelo público-privado que comprende a la academia, la industria y el Gobierno entendemos que es replicable en la Argentina y especialmente en Santa Fe donde contamos con una institución amiga como FNGA que ha sido facilitador de todo el proceso de hermanamiento con California.

Susan Jenkins y el E.B.I.

El EBI (por sus siglas en inglés), Instituto de Energía y Biociencias, es una organización de la Universidad de Berkeley, California, en asociación con la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, junto con el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley y el gigante energético British Petroleum. Esta empresa es la que financia el funcionamiento del Instituto. Fue fundado a fines del año 2007 con un acuerdo de 10 años y una inversión de 500 millones de dólares. Tomado en consideración alcances, presupuesto e instituciones involucradas, esta asociación público-privada, es la más importante del mundo en su tipo.

Su objetivo involucra dos áreas principales de desarrollo bioenergético. Por un lado los combustibles a base de celulosa de derivados de cultivos que no utilizados con fines comestibles. El otro eje de trabajo de E.B.I. es la microbiología de combustibles fósiles. Al mismo tiempo, se buscan otras aplicaciones del conocimiento biológico a soluciones energéticas, como los biolubricantes.

La Dra. Jenkins es encargada de administrar el EBI  y es manager del personal en la Universidad de Berkeley en California. Es una persona clave para planeamiento estratégico a largo y corto plazo ya que es la administradora líder de investigación y operaciones. Tiene a su cargo 400 personas que incluyen personal administrativo e investigadores. Su desarrollo institucional incluye la coordinación de propuestas de investigación, administración financiera, programas de comunicación, dirección de propiedad intelectual, planeamiento en investigación y tecnología, y actividades de educación y de divulgación. En la actualidad E.B.I. está llevando adelante 70 proyectos de investigación.

Bioenergía: Objetivos Santafesinos y Californianos

“La Innovación Bioenergética” se ubica dentro de un proceso de relacionamiento que lleva 10 años y 15 intercambios de delegaciones entre el estado de California y la provincia de Santa Fe, formando parte del proceso instituciones como la Bolsa de Comercio Rosario, la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional de Rosario y el Polo Tecnológico Rosario. En esta instancia se ha sumado a su vez BIOCERES-INDEAR, el Instituto de Biología Molecular Rosario y el INTA. La Fundación Nueva Generación Argentina (FNGA), es una ONG con sede en la ciudad de Rosario. En relación a los biocombustibles, los objetivos que persigue la FNGA consisten en lograr un desarrollo local de posibles fuentes alternativas de energía articulando las instituciones públicas y privadas; vinculando la investigación, la academia y el empresariado para insertar a Rosario y a la provincia de Santa Fe en el ámbito del desarrollo bioenergético. Por otra parte se busca dentro del Acuerdo Marco entre la Universidad Nacional de Rosario, la Universidad de California de Berkeley y la FNGA, el avance del conocimiento y aprendizaje en el campo interdisciplinario con foco en la investigación y desarrollo de “nuevas energías”.  El equipo de la FNGA encargado del proceso está liderado por Ciro Castagnino, director del Área Desarrollo e Innovación para la Producción y el Comercio; María Cantore Coordinadora de la FNGA; Carolina Baro Graf Directora del Área Bioenergía,  Delfina Caprile. Coordinadora del Área Comercial y Diego Sueiras Presidente. A su vez, el área Bioenergía de la FNGA está compuesta por Paula Vicino, Julia Roulet, Edgardo bresso y Carolina Baro Graf. Todas las instituciones involucradas buscan que las energías renovables sean una prioridad estratégica nacional en sus respectivos países.

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.