Diálogo abierto con Hermes Binner para la Revista Nueva Política

Con el doctor Hermes Binner iniciamos un ciclo de diálogos abiertos sobre el eje de la Democracia y la política en Argentina y América Latina.

Artículo de la Revista “Nueva Política” escrita por Diego Sueiras con colaboración de María Cantore.

 Link: http://issuu.com/nuevapolitica.net/docs/revista_7 

Hermes Binner fue el candidato a presidente  en 2011 más votado luego de la que resultara electa, Cristina Fernández de Kirchner.  Fue legislador local, intendente de la ciudad de Rosario en dos períodos, diputado nacional y  gobernador de la provincia de Santa Fe. Actualmente es el líder del Frente Amplio Progresista y presidente del CEMUPRO, think tank del socialismo en Argentina.

El doctor Hermes Binner, fue el primer socialista en ser intendente de la ciudad de Rosario y el primero que con el mismo signo gobernara la segunda provincia de la República Argentina, Santa Fe. Recientemente en las elecciones presidenciales del 23 de octubre de 2011 ha logrado obtener el segundo puesto, encabezando una fuerza de centro izquierda.

Con Hermes, médico de profesión, especialista en anestesiología, hace años que compartimos la búsqueda del fortalecimiento de la Democracia. Hoy, sos el opositor más votado y sin duda el representante más importante del socialismo y de las fuerzas de centro izquierda en nuestro país. Te agradezco que puedas tener este diálogo abierto que es para la revista Nueva Política.

DS: ¿Como conceptualizás a la Democracia, y que es para vos la Democracia?

HB: Sigo la definición clásica; la democracia es el mejor sistema perfectible que existe. No es solamente vivir en democracia lo que asegura la libertad; la democracia significa defender los valores de la gente, de la solidaridad, de la participación, de la transparencia,  todo esto va dentro de esa palabra tan importante que es democracia.

A pesar de que nunca se va a lograr la plena igualdad, la lucha por la igualdad  nos permite no perder el rumbo y  aspirar a un clima de paz. La paz es lo que realmente permite sembrar trigo, sin la cual no habría democracia. Vale la pena descubrir los elementos que hacen a la democracia, ver de qué manera la mejoramos y esto se puede hacer todo los días. Recuerdo un Informe  de la ONU en el que participé en 2004, donde la gente sin estar en contra de la democracia, se sentía molesta con ella porque según las encuestas veían difícil alcanzar sus derechos.

DS: Claro, la pregunta  que se hacen algunos polítologos es hasta dónde resiste la democracia sin darle respuestas a los problemas reales de la gente…

HB: Esa es la tarea que tenemos quienes hemos decidido en nuestra vida hacer política. Un historiador analiza el pasado, lo que es necesario para no volver a cometer errores, pero los que hemos dedicado nuestra vida a la política pensamos en el futuro, ese futuro lo tiene que diseñar una propuesta que piense en la gente, que piense en el país donde vive, en que vivimos juntos, en un mundo interconectado, en el que es necesario trabajar en forma común. No solamente desde lo económico porque  veces se cree que las relaciones entre países son meramente económicas, pero son profundamente culturales. Tenemos que lograr el entendimiento entre las naciones. La cohesión en Latinoamérica no debe darse por una misma bandera sino por respeto mutuo de los derechos cada uno de los países y sus habitantes.

 

DS: Cuando mencionaste que es “sistema perfectible”, ¿no entendés a la democracia sólo como un sistema electoral? Algunos gobernantes llegan al poder por vía democrática pero después parecen no tenerla tan presente en su gobierno.

HB: Claro, esta es la lucha que tenemos que dar. A las palabras hay que darles contenido, si llenamos la palabra Democracia con el “cómo” y no con el “que”, damos un paso para buscar las mejores condiciones de vida de la gente.

 

DS: ¿Cuál país creés que es un modelo para seguir en cuanto a la democracia?

HB: Uno piensa en los países escandinavos porque pueden tener una orientación mejor, de sociedad más justa, pero depende de los países y de los propios actores sociales que alientan a la gente a encontrar una mejor forma de vida. Por supuesto que América Latina tiene diversas situaciones, no podemos comparar a Chile con Haití, partimos de una situación diferente. Es importante que en ese variopinto panorama de banderas y países  de Latinoamérica, prime la necesidad de valorar las cuestiones locales y que sean lo propios pobladores de la nación, que se identifiquen con propuestas progresistas que permitan acceder a los bienes más importantes que puede tener el ser humano: la salud, educación trabajo y que promuevan el espíritu de convivencia.

DS: ¿En Latinoamérica, cuál país sería un ejemplo de democracia débil o que está como diría Guillermo O’Donnel en un proceso de muerte lenta de la democracia?

HB: Creo que son diferentes los países, a ninguno se le puede decir que no tiene la posibilidad de tener democracia, pero algunos parten de un nivel inferior, hasta del desprecio de la vida humana. Por la cantidad de conflictos que vemos en el mundo hoy, sería necesario bajar a un nivel de diálogo que permita solucionar estos problemas.

DS: En América Latina hay diferentes tipos de democracia, después de Cuba, la que más preocupa es Venezuela la falta de libertades y por contar con una democracia autoritaria. A otros los sitúa dentro de las democracias débiles, parte de ellos se agrupan en el ALBA ¿Te preocupa este avance de este estilo de democracia?

HB: Tiene que ver con lo que aspiramos en el espacio internacional y particularmente con lo que aspiramos en el espacio nacional. Argentina puede jugar un gran rol al menos en los países limítrofes de habla hispana;  podría ser una  contraparte al crecimiento del Brasil que realmente es extraordinario.  Hay opciones, posibilidades, depende nosotros y de ver nuestra propia historia. Por eso es importante vivir lo que es la política con una historia, en nuestra historia, hemos tenido gente preocupada por la integración y la libertad como es el caso San Martin, Bolívar, Artigas,  y  también hay pensadores modernos que se mantienen en el mismo sentido.

Es muy importante el MERCOSUR, hoy el MERCOSUR está muy diluido porque priman los intereses hacia adentro de los países y no los de la región, es un error porque si hay fortaleza en la Argentina es una fortaleza que se da junto a la región. Cuando cae el mundo bipolar, hay una necesidad de conformar un globo multicéntrico, esa realidad es donde debemos ubicarnos, allí es donde vamos a poder tener lógicas comunes.

DS: Si llegases a la presidencia, ¿como fortalecerías los vínculos con el MERCOSUR y el continente en general?

HB: el MERCOSUR es un acto de voluntad, nadie está obligado  a pertenecer, pero la desatención que la Argentina ha tenido hacia el Mercosur no es beneficioso. Tenemos que fomentar una integración, el error de este gobierno ha sido basarlo meramente en lo comercial, hay que basarlo en lo cultural,  pensar que se podría trabajar de forma integrada por ejemplo con Brasil para vender a otros países. Puede haber un diálogo y una relación virtuosa entre los países que integramos el Mercosur.

La UNASUR tiene otros objetivos, pero  también es una experiencia interesante porque puede leer diagnósticos diferentes de nor-latinoamérica y sur-Latinoamérica.

Nosotros los argentinos hemos tenido siempre una relación más cercana con Europa, una razón es por las fuerzas colonizadoras. El dilema que tienen que resolver nuestros países, se resuelve con políticas claras, pero fundamentalmente con políticas de Estado, que trasciendan los gobiernos; necesitamos una política exterior que no sea zigzagueante como en el caso de  Malvinas, que haya un camino. Debemos  avanzar en el sentido de dar la imagen al mundo de que tenemos una continuación jurídica en relación a las cuestiones internacionales.

DS: En este tablero internacional ¿cómo ve a la OEA sobre todo en su carácter de defensora de la democracia?

HB: La OEA ha debilitado, no es bueno, debiéramos fortalecerla porque también es un entendimiento de todo el continente, no una América  para los norteamericanos sino una América para los americanos.

DS: Algunos dicen que quieren fortalecer a la OEA, con una Latinoamérica más protagonista, algunos hasta llegan a pedir que se mude de Washington, ¿vos qué opinás?

HB: si quizás un poco tiene que ver la ubicación, pero lo importante son las políticas que se tratan.

DS: Vos sos el  opositor más votado, y por lo tanto el más calificado electoralmente para opinar sobre el estado de la Democracia en Argentina.

HB: El problema prioritario es la institucionalidad. Cada institución debe hacer lo que corresponda. No podemos pedir por ejemplo al legislativo nacional que arbitre sobre el traspaso o no de los subterráneos en Buenos Aires (del gobierno de la ciudad a la nación), en todo caso lo debería hacer el poder judicial.

Necesitamos una institucionalidad en lo privado también, nos va ayudar a la construcción de una economía y una sociedad mejor. Por ejemplo, en la bolsa de San Pablo, todas las empresas, grandes y pequeñas, forman parte del encadenamiento industrial de San Pablo, esto se puede hacer aquí, y es lo que necesitamos. Cómo construir un proceso económico que piense en el agregado de valor a los productos primarios y la fabricación cerca de donde se produce la necesidad, porque es lo que verdaderamente da la inclusión social, el trabajo.

DS: ¿Entonces le darías vida al Consejo Económico y Social?

El consejo Económico y Social es muy interesante e importante, lo demuestra por ejemplo Francia. El problema es que el ejecutivo tenga reuniones parciales, primero reunión con empresarios, después con trabajadores. En Santa FE, en la crisis del 2009, hubo una ley de convocatoria magisterial que vino del justicialismo, que permitió sentar en una mesa a los empresarios y a los trabajadores, y se logró que no se funda una empresa y que  no se pierdan puestos de trabajo, se lograron los dos objetivos.

DS: Me imagino a Binner presidente, ¿convocarías a la oposición para entablar un diálogo?

HB: La realidad es compleja entonces la solución no es simple, la complejidad la dan las miradas diferentes. Si logramos articular esas miradas, por supuesto sin que estalle, vamos a encontrar caminos para abordar los problemas cotidianos de una manera más efectiva.

DS: Lamentablemente no se convoca desde el ejecutivo a la oposición…

HB: Todo lo contrario, cada vez se encierra más, en vez de convocar para decir “que esperan ustedes”, “que les parece que se debería hacer”,  el núcleo de decisión está encerrado en una o dos personas.  En un país de 40 millones, con larga historia en la defensa de las instituciones, un país que tiene un futuro promisorio, me parece mal no aprovechar esas circunstancias.

 

DS: ¿Cuál es tu trabajo hoy para fortalecer a la oposición?

Hoy, ante la crisis de los partidos políticos, que es innegable, nadie puede decir que el gobierno pertenece a un partido político, ante la crisis, hemos decidido crear un frente de partidos. Es mucho más complejo que un partido pero es mucho más interesante desde el punto de vista de poder sumar nuevas fuerzas para tener una mayor fortaleza.

DS: Si te convocasen, uno de los temas que propondrías sería el que te he escuchado sostener, tu idea de la “democracia de los impuestos”.

HB: Juan B Justo, fundador del socialismo,  pronunció la frase, muy breve pero profunda: “sin impuestos no hay democracia”, esa articulación de lo público y privado  y de la sociedad civil es fundamental para la construcción de ese Consejo Económico y Social. Cuando la base está en lo que cada uno tiene como ingreso, creo que así  nos acercamos a una situación de justicia.

DS: ¿Qué opinás sobre el populismo y su concepto?

HB: Han escrito mucho sobre el populismo, por ejemplo Bobbio; y algunos han tomado el ejemplo de Argentina, pero no es una ofensa decir que el actual gobierno argentino  es un gobierno populista, han decidido esta política de gobierno, aunque nosotros no lo compartimos.

El populismo aborda temas de subsidios y dadiva,  que ayudan a la gente a vivir  pero no solucionan el problema. Si queremos realmente apostar a la inclusión social, para que la persona se sienta persona, para que el padre de familia se sienta padre de familia es necesario llevar adelante el núcleo orgánico fundamental de la sociedad: la educación y el trabajo, sin las cuales no somos libres. Bienvenida la asignación universal por hijo pero si se corta la asignación universal por hijo, como canta Serrat “vuelve el pobre a su pobreza y vuelve el rico a su riqueza”

 

DS: En tu gobernación, tuvieron un proceso de diálogo participativo con ayuda de la Unión Europea donde se arribó a un plan estratégico para los próximos años, este modelo abierto a la sociedad, ¿se puede replicar a nivel nacional?

HB: Si, es replicable pero con los insumos que da el país. Para la regionalización en la provincia de Santa Fe, hemos realizado aquí en el CEMUPRO estudios sobre pueblos originarios, sobre las corrientes colonizadoras, sobre las vías de comunicación estudiamos, para ver por qué en alguna región es más importante la agroindustria o la industria automotriz o la industria lechera; todo eso constituye el diagnóstico de la provincia. Para que la gente se acerque a la participación necesitamos concretar el espacio donde puede decidir. El caudillo López de Santa Fe recorría la provincia a caballo, los gobernadores que lo siguieron la recorren en helicóptero, pero lo que lograba era la integración de la provincia.

Regionalizando la provincia se mejora la gobernabilidad de la misma. En cada una de las regiones con lógicas económicas y sociales se podía lograr esas asambleas, donde los ciudadanos pudieron consensuar, escuchar, y ellos luego exigir el cumplimiento.

Es necesario regionalizar en el país, no es lo mismo la economía del Comaue que la del Noroeste, todas ellas tienen que identificarse. Tenemos que ubicarnos en esa realidad regional para no establecer divisiones coloreando el mapa sino establecer manchones con la identificación de esas sociedades similares y economías regionales que tienen lógicas comunes.

DS: ¿Cuál creés fue tu mayor apoyo al fortalecimiento de la Democracia?
HB: Para mí ha sido un gran logro la reforma de la justicia en la provincia de Santa FE, la reforma permite un consejo de la magistratura donde el ejecutivo se excluye y donde los colegios profesionales y las universidades participan del jurado para elegir los hombres y mujeres más capaces para llevar adelante esa función, para así tener una justicia rápida y una justicia que pueda pensar en distintas formas de acuerdo a la gravedad del delito.

DS: Fortalecer el poder judicial hace que funcione mejor la división  de poderes…

HB: Claro, sin justicia estamos en el terreno de la impunidad, allí no han salida. Por ejemplo ahora se va a cumplir el 25° aniversario del atentado a la embajada de Israel, esto pasó como un hecho único, pero no, la impunidad siempre genera un hecho peor, y eso fue la AMIA. Pasa como en la vida cotidiana, si una persona logra los papeles de un auto que robó, la próxima roba un camión lleno de autos.

 

DS: Otro aporte a la Democracia que has hecho es el cambio de sistema electoral con la boleta única, ha sido muy beneficioso, pero prioriza la democracia de candidatos frente a la democracia de partidos, ¿qué se debería hacer  para fortalecer la democracia de los partidos políticos?

HB: Tenemos que ver que el sistema  de partidos políticos es inherente a la democracia, permite abordar el tema de la renovación democrática, pero esos partidos políticos tienen que estar financiados por el Estado, como pasa en otros países. Tiene que existir una ley de financiamiento, como en tantos otros Estados, este es un punto fundamental.

DS: El sistema electoral lo lleva adelante en Argentina el ministerio del interior, ¿qué opinás del modelo que se da en otros países latinoamericanos, donde existe un Consejo Supremo Electoral y Tribunales Electorales?

HB: Es válido. Si, Argentina se ha quedado retrasada en ésta transformación.

En el tema electoral, ha sido un paso importante la financiación de la publicidad, esto ha ayudado a equilibrar a los partidos pequeños con los más grandes. Si esto lo seguimos, la aplicación de la aplicación de la boleta única es un sistema más transparente que la boleta sábana, es un hecho que engorda la democracia.

 

DS: ¿Qué reflexión final le darías sobre la democracia a los latinoamericanos?

HB: Es necesario que haya diálogo en la región, hay experiencias positivas y de las otras. Donde nos abrimos al diálogo, vemos que hay alternativas que quizás no habíamos pensado, obviamente aplicado a la realidad de cada país, en esa diversidad hay que encontrar la fuerza de Latinoamérica.

Separado en gris:

Hermes Binner, presidente del CEMUPRO, Centro de Estudios Municipales y Provinciales, que tiene como objetivo  “la formación de políticas públicas para la construcción de una sociedad más justa, solidaria, participativa y democrática”, y Diego Sueiras, presidente de la FNGA y director del área de Políticas Interinstitucionales, avanzaron en crear una articulación entre la RedLad y el CEMUPRO, explorando la posibilidad de generar cursos y seminarios para legisladores locales y nacionales, como el CEMUPRO viene llevando adelante, para brindar herramientas para el desempeño de tareas legislativas.

Entrevista realizada por Diego Sueiras, presidente de la FNGA con colaboración con María Cantore, FNGA.

Link del artículo: http://issuu.com/nuevapolitica.net/docs/revista_7

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s